Pachijal, el placer de lo prístino

Te presento una ruta que no está en guías de turismo, que no se la difunde y que está escondida dentro de una joya ecológica. Es la ecoruta Milpe-Pachijal, que es parte del Chocó Andino que en julio 2018 fue declarado reserva de biósfera por la UNESCO. Conocí sobre este camino por el guía que la abrió, pero durante 2 años no encontré la información adecuada. Finalmente me aventuré hacia el noroccidente de Pichincha para poder contárselos en este artículo, con mi perro Fox como mi repelente de serpientes.

Pocas veces me encuentro con ecosistemas tan saludables: un río de agua cristalina en el que puedes nadar, bosques primarios extensos y poco fragmentados, pájaros y mariposas de todos los tamaños y colores. Y lo mejor de todo, es que lo tienes prácticamente para ti solito.

Pachijal 4
Un bosque tropical primario lleno de aves. Foto: Carolina Proaño
Pachijal 3
Inicias con 230 metros de bajada

Desde que te desvías de la carretera ya estás inmerso en otro mundo. Fuera de algunos hostales y fincas, no tienes nada más en el camino. Al llegar al final de la vía, te encuentras con un mirador desde donde se te revela que tanto aislamiento del mundo no viene de la nada; los grandes quiebres de la topografía la han protegido y, para acceder a lo mejor de la ruta, el Río Pachijal, debes bajar por una empinada ladera de bosque tropical (por no decir pared).

Ahí empieza la verdadera aventura, 230 metros de bajada por un sendero estrecho de tierra al que se le han puesto algunas piedras para ayudarte en las pisadas. Tu equilibrio se pone a prueba y, si está lloviendo, prepárate para unas buenas resbaladas. Después de 30 minutos, al final de la bajada llegas a un puente de madera y cable que te permite cruzar el río. Toma a la izquierda siguiendo los letreros de San Francisco de Pachijal porque ese camino te dará una enorme sorpresa.

Es increíble que a apenas 100 kilómetros de la ciudad se pueda llegar a lugares paradisíacos. Caminar entre la selva, hacer un esfuerzo físico tan rejuvenecedor y estar con miles de sapitos entre tus pies, ¡es una experiencia que hay que vivirla!

Carlos, 40 años

Pachijal 6
El Río Pachijal tiene agua cristalina y en un punto su cauce desacelera y se vuelve una piscina en la que puedes nadar. Foto: Carolina Proaño

A solo 5 minutos, por un camino plano, te encuentras con una salida a un río en el punto exacto en el cual su cauce desacelera y se convierte en piscina. Al caminar sobre las piedras secas del lecho del río, decenas de «bichos» saltaban con cada pisada. Me tomó tiempo darme cuenta de que se trataban de sapos diminutos que estaban por todos lados. Es también un lugar ideal para avituristas que quieran apreciar las más de 400 especies registradas en esta ruta.

Para mi sorpresa, existía una construcción con baños secos y vestidores perfectamente limpios, porque jamás me encontré con otra persona en el camino como para pensar que alguien le daría mantenimiento. Fue fascinante compartir esta experiencia también con mi perro, que a pesar de su miedo al agua, se lanzó a nadar conmigo en un agua dulce y cristalina. ¡Qué sensación tan refrescante!

Pachijal 5
Nadar con tu perro es una experiencia hermosa. Foto: Carolina Proaño

Guarda energías para el regreso, porque no tienes más opción que volver a subir los 230 metros por aproximadamente 1 hora. No te queda más que encontrar tu ritmo, hidratarte constantemente, y disfrutar de la cuesta parando cada tanto a encontrar un huequito entre los árboles para admirar el paisaje.

Mientras descansaba entre las rocas, me surgió un dilema: este artículo sería una de las primeras fuentes para promover este lugar. ¿Cómo cambiaría este lugar si la gente lo visita? Tengo temor de que la presencia de los humanos lo destruya y tal vez sería mejor callar. ¿Pero de qué sirve tener monumentos que nadie admira? ¿Quién lo protege si nadie lo conoce? Luego recordé quienes son mis lectores y volví a tener la confianza de que no porque los humanos lleguen allí quiere decir que lo perdemos, porque podemos convivir con la naturaleza sin dejar huella y que incluso los perros pueden aprender un comportamiento que no sea destructivo.

Si quieres regresar a casa en estado zen, con los pulmones renovados, Escape Natura es una de las grandes opciones disponibles en el mercado ecuatoriano.

Carlos, 40 años

Pachijal 7
El Río Pachijal. Foto: Carolina Proaño

Sigue leyendo la información de las siguientes secciones, de detalles de la ruta, qué llevar y cómo llegar, porque este es un destino que, si no es por aquí, difícilmente lo encontrarás. Si quieres puedes mirar esta ruta en Strava. Quedó pendiente llegar a San Francisco de Pachijal.

Información general
  • Nivel de dificultad: medio
  • Costo: $ 0
  • Distancia total: 3 kms. ida y vuelta
  • Tiempo estimado: 3 horas (caminata y chapuzón)
  • Altitud: 872-643 msnm
  • Servicios: vestidor, senderos trazados y baños. Estos baños son muy limpios (no sé quién los mantiene, pero lo hacen bien); recuerda que son baños secos y que siempre debes poner un poco de aserrín que está disponible ahí.
  • Aconsejable para niños? Sí
  • Pueden ir perros? Sí
  • Temperatura promedio: 21°C a la sombra.
 ¿Qué llevar?

Vístete con algo ligero y cómodo que vas a tener calor. Lleva unos zapatos de suela rugosa porque el sendero de bajada (y subida) puede ser resbaloso y así tendrás mejor tracción. Asegúrate que en tu mochila no falte: terno de baño, toalla, repelente, protector solar, gorra y una funda de basura. Una vez que sales de la carretera, no tienes chance de comprar nada, así que lleva suficiente comida y bebidas para todos, considerando que vas a hacer ejercicio en un lugar cálido y que vas a sudar bastante. Recuerda que todo lo que llevas contigo debe volver contigo, ¡todo!

Si vas con tu perro, llévale agua para el trayecto hasta el río, snacks y comida. También una toalla para secarlo. Conoce más detalles para el viaje con tu perro en el artículo con 9 consejos clave para llevarlo a la naturaleza.

Para quienes quieran acampar, lleva todo lo que vayas a necesitar. Puedes acampar junto al carro en una zona de bosque tropical que probablemente será una experiencia más cómoda, pero es un espacio que no es ni muy especial ni muy amplio. Si acampas junto al río, la logística y demanda física será mayor, pero seguro será una experiencia inolvidable. Al escoger tu carpa y saco de dormir recuerda que la temperatura mínima es de 16°C.

¿Cómo llegar?

EN AUTO (dale click para ver tu destino en Google Maps que lo creamos especialmente para este artículo)

Distancia total: 103 kilómetros desde el redondel, 93 de carretera E28 y 10 de camino de tierra.

Pachijal 2
La primera parte de la ecoruta son 10 kilómetros de una vía de tierra transitable para autos, con un paisaje fascinante. Foto: Carolina Proaño

Inicio de las instrucciones: redondel de El Condado Shopping en Quito, en la Av. Mariscal Sucre y Manuel Córdova Galarza.

  • Continúas por la Av. Manuel Córdova Galarza hacia el norte, camino a San Antonio de Pichincha (o la Mitad del Mundo).
  • Por la misma vía, que desde este punto es de solo 2 carriles, continúas en dirección a San Miguel de los Bancos.
  • Pasarás algunas poblaciones como Calacalí, Mindo, Pueblo Nuevo (donde puedes comprar quesos).
  • A los 93 kilómetros de esta carretera llegarás a un recinto llamado Milpe, en donde encontrarás una señal verde grande con dirección a San Francisco de Pachijal hacia tu derecha (dirección norte).
  • Tomas esa vía por casi 9 kms. hasta una Y.
  • Tomas a la derecha por 1 km. más hasta una zona marcada para camping, en donde puedes dejar el carro a un costado.

EN BUS

  • Desde Quito, tomas cualquier línea que te lleve a San Miguel de los Bancos o La Independencia en la terminal de buses de Carcelén.
  • Te bajas en el recinto San José de Milpe, que queda 5 minutos antes de llegar a San Miguel de los Bancos.
  • Tomas a la derecha, en dirección norte, por una vía de tierra con una gran señal verde con dirección  a San Francisco de Pachijal en la que caminarás por casi 9 kms hasta una Y.
  • Al llegar a la Y, tomas a la derecha hacia San Francisco de Pachijal.
  • Caminas un poco más de un kilómetro y llegarás a una zona de camping, hasta donde llegan también los automóviles.
  • Desde ahí inicia el sendero descrito en este artículo.
  • ALTERNATIVA 1: para quienes no quieran caminar tanto, puedes llegar hasta San Miguel de los Bancos y alquilar una camioneta que te lleve hasta el punto de camping. La distancia desde allí sería 14 kms, pero es importante que pactes una hora de recogida porque seguramente no te encontrarás con nadie en ese camino que te dé un aventón de regreso. Como esta ruta no es común, tendrías que pactar el precio antes de realizar el recorrido.
  • ALTERNATIVA 2: Si consigues que el bus lleve una bicicleta, tendrías unos 10 kms. de recorrido en un paisaje impresionante. Recuerda que no hay nadie a quien encargar la bicicleta mientras haces el sendero.

¡QUEREMOS SABER DE TI! COMPÁRTENOS TU EXPERIENCIA EN LOS COMENTARIOS ABAJO Y CON #EscapeNatura EN LAS REDES SOCIALES

10 comentarios en “Pachijal, el placer de lo prístino

  1. Que hermoso artículo y que ganas de conocer ese maravilloso lugar!!.. Felicitaciones familia Reina x el buen cuidado que le dan.

      1. Fuimos este pasado feriado y fue maravilloso. Una joya! estamos muy agradecidos de haber encontrado este blog 🙂

  2. Hola chicos que lindo que lo encontraron es nuestra finca de la familia Reina son nuestros baños y nuestra area de camping si resibimos turistas y tenemos refugio para 20 personas siguiendo la senda del puente lo construimos nosoyros mismo es un placer que les aya gustado mi padre vivi ahi y es quien cuida esos bosques mas de 35 años salidos mi contacto es 0959836717 Jorge reina

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.