Isabela, el último rincón de Galápagos

Piratas, balleneros y presidiarios fueron durante siglos los pocos humanos que llegaron hasta Isabela. Es un lugar remoto que parece de fantasía, con playas de arena blanca y volcanes activos, donde los animales conviven pacíficamente con la gente. A pesar de la distancia, una pequeña población se ha asentado en Puerto Villamil, la ciudad más occidental del Ecuador. Es uno de los puntos más lejanos de las Islas Galápagos; si continúas hacia el oeste, solo te encuentras con la inmensidad del Océano Pacífico.

Llegar allí es un privilegio y la vida isleña aún conserva la tranquilidad que probablemente vivieron el científico Charles Darwin o el pirata Sir Francis Drake hace siglos, pero con las comodidades de la vida actual, claro… Y es que puedes encontrar absolutamente todo lo que necesitas, solo requieres los anfitriones adecuados para la experiencia que buscas.  En mi caso, experimenté el paraíso con Isamar Luxury Hotel. Te comparto un reportaje gráfico de mis 65 horas de embriaguez de fascinación y belleza.

Isabela (1)
HORA 0: En avioneta de Baltra a Isabela, con el placer de vivir el paisaje de las Islas desde lo alto. Aunque llegar siempre es emocionante, llegar así…. ¡otro nivel! Foto: André Obiol

Isabela - Hotel con vista al mar

HORA 1: Llegando a mi casa lejos de casa en Isamar Luxury Hotel donde, a solo 10 pasos, tienes los pies en una playa de arena fina. Con la hospitalidad de André Obiol, el gerente del hotel, al caminar por el tablado de madera hasta mi habitación me sentí como en alfombra roja.  Foto: Carolina Proaño
Isabela - Snorkeling
HORA 4: Snorkeling en Concha de Perla. A nadar desde el muelle con lobos marinos, peces de arrecife, rayas y más. Esperamos el atardecer compartiendo la banca con la vida salvaje entre manglar y una gran piscina natural. Foto: Carolina Proaño
Isabela (14)
HORA 7: El nightlife de Puerto Villamil es tranquilo y sencillo. De regreso al hotel,  la caminata por la playa bajo las estrellas… ¡no se puede pedir más! Foto: Carolina Proaño
Isabela (12)
HORA 18: The floor is lava! Y las paredes también; el origen volcánico de Galápagos se convierte en arquitectura. Mi bicicleta me espera para explorar la ciudad. Foto: Carolina Proaño
Isabela (6)
HORA 20: Ya dentro del Parque Nacional Galápagos, camino al Muro de las Lágrimas, me crucé con los habitantes más célebres de las Islas: las tortugas gigantes. La dueña de la vía se confunde a veces con una roca y es una de las muchas sorpresas de esta ruta. Foto: Carolina Proaño
Isabela (5)
HORA 23: En el tour a Tintoreras fui de birdwatching y me encontré con pingüinos enanos. A 28°C estos pequeños evolucionaron perdiendo grasa para adaptarse a este hábitat inusual. En el centro posa el piquero de patas azules. Foto: Carolina Proaño
Isabela (4)
HORA 24: Nadando con tiburones en un acuario natural entre flujos de lava que se cristalizaron en el mar. Estos peculiares tiburones de aletas de punta blanca son las Tintoreras, los cuales dan nombre a este lugar. Foto: Carolina Proaño.
Isabela (9)
HORA 30: Después de un día super activo y luego de haberlos visto de cerca en el agua, ¡mariscos a la vena! Pulpo, camarones, calamares y pescado mezclado con maduro y otros sabores ecuatorianos. ¡Delicioso! Foto: Carolina Proaño

logos comisersa 2017-mariìa-03

Isabela (2)
HORA 43: Rumbo al cráter del volcán Sierra Negra el cual, con 11 kilómetros de diámetro, es uno de los más grandes del mundo. La parte alta de Isabela es sumamente verde y húmeda y allí se cultivan algunos productos que abastecen a la ciudad. Foto: Mauricio P.
Isabela (3)
HORA 48: Caminando por la ciudad encuentras la poza de los flamingos. El colorido de estas grandes aves y su intenso canto nasal te acompañan en el recorrido al centro de crianza de tortugas, una parada de un tinte más educativo. Foto: Carolina Proaño
Isabela (13)
HORA 50: Tarde de sol en la playa del hotel. Aunque en el mundo hay muchas playas de arena blanca y mar turquesa, pocas tienen iguanas marinas y tiburones entre sus aguas. Salir nadando en la orilla y encontrarte con vida marina es un privilegio que la mayoría de playas en el continente lo han perdido. Esperando los últimos rayos de sol con un buen vino hacen de esta una experiencia inolvidable. Foto: Carolina Proaño.
Isabela (7)
HORA 65: Me despido de Isabela con los primeros rayos de sol en mi cara, desde la lancha que me lleva a Puerto Ayora. Foto: Carolina Proaño

Aunque tuve muchas vivencias en pocos días, siento que me faltaron lugares por conocer. Dicen que siempre es bueno tener una razón para regresar; mantendré la visita a Los Túneles y a las minas de azufre como mi excusa para volver. Hay algo en lo que no tengo duda, cuando lo haga, será directamente a Isamar. André y su equipo me hicieron sentir en casa desde el mejor lugar de Puerto Villamil.

¡QUEREMOS SABER DE TI! DÉJANOS TU COMENTARIO

7 comentarios en “Isabela, el último rincón de Galápagos

  1. Chévere formato (hora a hora) de narrar la experiencia. Me parecería interesante, en reportajes como este, el poner un rango de presupuesto para saber cuánto se necesitaría para un viaje o un paseo.

    1. Hola Cristina. ¡Què bueno que te gusta este nuevo formato aplicado para este destino! El próximo mes abordaremos el tema del presupuesto en un artìculo aparte, porque hay muchísimas maneras de experimentar las Islas. Ahí daré una mejor idea en función a las alternativas que quieras tomar. En el formato de las rutas publicadas siempre incluimos un apartado sobre los costos, si lo quieres revisar. Gracias por tu recomendación!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.